En estos tiempos en los que se están “ajustando” las estrategias de combate en contra del robo de gasolina, es primordial tomar algunas medidas precautorias para ahorrar el preciado combustible y no tener que pasar 5 ó más horas haciendo fila…

 

Antes que nada, no utilizar el auto para cosas superfluas o que podemos realizar utilizando otro tipo de movilidad, transporte público, bicicleta, o a pie.

 

Si no queda otra opción, pues verifiquemos que nuestro auto trae la presión de aire adecuada en cada una de sus ruedas. ¿Cómo saberlo? Todos los autos traen una calcomanía con las especificaciones de inflado, ya sea en la tapa del tanque de gasolina o bien, en la parte interior de la carrocería, justo donde cierra la puerta del conductor.

 

 

Otro útil consejo es no utilizar al tope el aire acondicionado, ya que el compresor de este sistema utiliza potencia generada por el motor, por medio de una polea y una banda, que termina traduciéndose en consumo de combustible.

 

 

No conducir basándonos en grandes acelerones, sino tratar de arrancar de manera suave y progresivamente ir acelerando, hasta conseguir una velocidad propia de la vialidad en la que circulemos.

 

Si nuestro auto trae el sistema Start-Stop, mantenerlo en uso. Dicho sistema se encarga de apagar el motor en los momentos que hacemos alto total y contribuye enormemente a ahorrar combustible.

 

 

Al ir en marcha, tratar de llevar el motor a no más de 2 mil revoluciones por minuto, o sea, checar que en el tacómetro no pase del 2.

 

 

Si nuestro vehículo tiene motor con tecnología FlexFuel nos podemos “dar el lujo” de utilizar etanol, pero únicamente una mezcla de hasta un 85 por ciento de la capacidad total del tanque de gasolina.

 

Y por último, ir contemplando seriamente la opción de -en un futuro no muy lejano- adquirir un vehículo con tecnología híbrida, rango extendido o bien, eléctrico.

 

 

Entendemos que decirlo es fácil, pero hay que tener paciencia y entender que, si bien no ha sido la manera más adecuada de comunicar la estrategia, esta medida se tenía que tomar tarde o temprano para terminar con tan grave y añejo problema que aqueja a nuestro país y su economía. La pregunta es: ¿Por qué las anteriores administraciones gubernamentales no hicieron nada al respecto?