El SEMA de Las Vegas es una muestra que se especializa en la presentación de modelos con una serie de modificaciones, regularmente al puro estilo tunning. Pero hay marcas que aprovechan la ocasión para develar planes a futuro, como Chevrolet, que tomó este importante marco para exhibir al Camaro eCOPO, una versión todo deportiva, pero esta ocasión con un toque de electricidad.

 

Ya sabíamos de la existencia de esta variante, incluso suele ser muy limitada y alcanza precios estratosféricos, pero ésta es la primera vez que se integra algún tipo de electrificación a este esquema deportivo, lo que hace de esto algo no solo especial,  también marca el desarrollo de la marca con miras al futuro.

El Chevrolet Camaro eCOPO hace uso de un paquete de baterías de 800 volts, corriente con la cual se alimenta un motor eléctrico montado en el eje frontal del vehículo. Para ponerlo en perspectiva, el total de la capacidad de las baterías supera por más del doble a las del Bolt EV.

 

En total, el Muscle Car desarrolla 700 caballos de fuerza y 600 libras.pie de par motor, con lo que según los propios datos de la armadora, el vehículo corre el 1/4 de milla en solo 9 segundos. Además, la distribución del peso está en 44/56, cargado hacia el eje trasero, lo que permite un mejor arranque, pues es donde se coloca la tracción de este automóvil.

Por ahora no se trata de un vehículo de producción, pero este sirve como un ejercicio de ingeniería que busca desarrollar al deportivo del mañana, que bien podría basarse en este primer adelanto.