No es un secreto que Tesla trabaja casi a tiempo completo en producción, pero no han dejado de lado otros temas, como la ampliación de su catálogo de productos. Es ahí donde entra el Model Y, que aunque ya sabíamos de su futura incorporación, acaba de recibir la autorización de la marca para comenzar a ser producido, aunque tardará un poco más.

 

Fue durante el informe trimestral de resultados donde la armadora de coches eléctricos emplazada en California dio a conocer que en 2020 comenzará la producción de este nuevo Crossover y antecedería a la producción del Roadster, que también estaría listo cerca de las mismas fechas.

 

De lo poco que se sabe del Model Y, es que derivará de la plataforma del vehículo más exitoso de Tesla: el Model 3, con el cual compartirá diversos elementos, por lo que no se descarta que la autonomía y niveles de alcance sean similares, pero eso sí, con la diferencia de que se tratará de un SUV compacto y no un sedán.

 

Se colocaría entre bajo el Model X (SUV mayor de la marca), pero no haría uso de puertas “ala de gaviota”, pues el enfoque sería más conservador. Tendría un precio colocado entre el Model S y el Model 3 y según reportes la versión de entrada podría tener una etiqueta de precio de 45,000 dólares.

 

En teoría el prototipo está listo y autorizado, pero esto solo tiene consigo algunas preguntas, como dónde se ensamblará, si eliminará la arquitectura basada en las baterías de 12 V y lo más importante, cómo poder combinar la producción con otros modelos, pues aunque ya lograron una constancia en el nivel de armado, todavía no se resuelven al cien por ciento. Por lo pronto, solo queda esperar.