Después de 71 vueltas, el piloto holandés Max Verstappen conquistó por segundo año consecutivo la primera posición del Gran Premio de México, en donde consiguió su segunda victoria del año y la novena ocasión que sube al podio.

Desde el inicio de la carrera, el piloto de la escudería Aston Martin Red Bull Racing mostró confianza tanto en la pista como en su bólido, en el que trabaja un equipo de expertos para lograr resultados históricos como el de hoy.

La pista conquistada por Max Verstappen, en la cual los autos alcanzan velocidades de más de 320 kilómetros por hora, es considerada la segunda más rápida de todo el serial después de la de Monza. El óvalo mide 4,304 kilómetros, y está compuesto por 17 curvas, siete de ellas hacia la izquierda y diez hacia la derecha.

El autódromo Hermanos Rodríguez es considerado uno de los circuitos más desafiantes de mundo, debido a la escasa visibilidad en la salida de las curvas 2 y 4. Además, se encuentra a una altitud de 2.285 m (7.500 pies), por lo que la respiración puede resultar dificultosa para los pilotos y los motores sufren una considerable pérdida de potencia, condición que fue superada gracias a la tecnología de los lubricantes de carreras Mobil 1™ y el combustible para carreras Mobil™ Synergy.

“Desde que Mobil 1 ™ y Mobil™ iniciaron esta sociedad tecnológica con el equipo Aston Martin Red Bull Racing al inicio de la temporada 2017, los equipos de ingeniería y tecnología de Red Bull Racing y ExxonMobil han trabajado juntos para optimizar el desempeño del RB14”, comentó David Tsurusaki, Gerente de Tecnología de Automovilismo Deportivo de ExxonMobil. “Continuaremos desarrollando combustible y lubricantes que superan las expectativas, y es extremadamente gratificante ver que el trabajo duro y la alianza con Aston Martin-Red Bull Racing han valido la pena”, enfatizó Tsurusaki.

Los ingenieros brindan apoyo activo en cada carrera, que incluyen análisis de muestras y diagnósticos en el laboratorio Mobil™. Este nivel de conocimiento y colaboración con Aston Martin Red Bull Racing ayuda a asegurar la integridad del producto, antes, durante y después de las carreras, ya que información valiosa es obtenida y retroalimentada a los químicos e ingenieros de ExxonMobil que trabajan en la siguiente generación de productos.

El Gran Premio es el máximo terreno de prueba donde ExxonMobil desarrolla sus combustibles y lubricantes innovadores con tecnología de punta. El aceite de motor Mobil 1™ trabaja para reducir la fricción en el motor V6, 1.6 L, esencial para maximizar la potencia y el desempeño.

Los combustibles para carreras Synergy™ son altamente eficaces para el motor de competencia, minimizando el volumen y reduciendo los depósitos, maximizando el poder de cada gota. ExxonMobil también desarrolla aceites de alto rendimiento para otras partes del auto, para ayudar a alcanzar su máximo rendimiento durante toda la carrera, como el Aceite para engranajes de autos de carreras Mobilube™, la Grasa sintética Mobilith SHC™ y el Aceite hidráulico Mobil SHC™.