El revuelo que ocasionó Dodge con el Challenger fue escalando poco a poco. Primero cuando anunció su regreso, y luego con la inclusión de variantes como el Hellcat, y no hace mucho con el Muscle Car más potente que la marca ha creado: el Challenger SRT Demon, del cual la producción fue limitada.

 

Y como es costumbre, alguien se encargó de hacer todavía mejor a este deportivo americano, dejando atrás los 808 caballos que tenían, por si se pensaba que eran pocos. Y es que Speedkore, una casa de modificaciones estadounidense, tomó como base a este automóvil como un proyecto para mostrar en el próximo SEMA de Las Vegas, que se celebrará a finales de este mes.

 

El resultado: un propulsor preparado para entregar 1,400 caballos nominales, aunque en el dinamómetro entrega poco más de 1,200. Además, la carrocería tiene nuevos paneles de fibra de carbono, para hacerlo más ligero y resistente.

 

Para lograr imprimir dicho poder, Speedkore hizo uso de dos nuevo turbocompresores, los cuales se unieron al supercargador que el Demon ya tiene de serie. Según los fabricantes, el tiempo de este SRT supera a su versión de serie, pues logra recorrer el 1/4 de milla en sólo 8.77 segundos, versus los 9.64 que registra la versión de fábrica. Por si fuera poco, la velocidad tope se sitúa en los 261 km/h.

 

Se espera que la modificadora de más detalles en el SEMA, mismo que se llevará a cabo desde el próximo 30 de octubre y hasta el 2 de noviembre en Las Vegas, Nevada.