– Volkswagen y la Universidad de Stanford, institución de élite en Estados Unidos, desarrollan una celda de combustible para el futuro.

– Se desarrolló un nuevo catalizador con celda de combustible de triple potencia.

 

– Significativa reducción de costo con un aumento en el rendimiento.

La celda de combustible es considerada como una alternativa para el auto eléctrico clásico con celdas de batería. Sin embargo, el mayor problema es el alto costo de la tecnología. Una alianza entre Volkswagen y la prestigiosa Universidad de Stanford en Estados Unidos ahora ha reducido de modo importante esta desventaja gracias a un proceso desarrollado recientemente.

Uno de los factores más importantes que eleva el costo para las celdas de combustible en particular, es el uso de platino. El platino se requiere como catalizador para operar la celda de combustible. El material se distribuye como partículas en el carbón pulverizado. Sin embargo, el proceso catalítico únicamente ocurre en la superficie de las partículas de platino, lo cual desperdicia una gran cantidad de este material tan costoso.

En un proceso recientemente desarrollado por Volkswagen y la Universidad de Stanford, los átomos de platino se colocan específicamente sobre una superficie de carbón para producir partículas extremadamente delgadas. Esto puede reducir la cantidad de platino que se requiere actualmente a una fracción. Esto triplica la eficiencia del catalizador de la celda de combustible recién desarrollada en comparación con la tecnología actual, mientras aumenta al mismo tiempo su durabilidad.

El Profesor Prinz, de la Universidad de Stanford, comentó: “Esta tecnología abre enormes posibilidades para reducción de costos debido a que se minimiza la cantidad de platino utilizada. Al mismo tiempo se aumentan la vida de servicio y el rendimiento del catalizador. Además de la celda de combustible, el depósito por capa atómica (atomic leyer deposition, ALD) también ofrece una gama completa de otras aplicaciones que requieren materiales de alto rendimiento, tales como las baterías de iones de litio de siguiente generación”.

No sólo las celdas de combustible, también las baterías convencionales se beneficiarán de los nuevos hallazgos de los investigadores. El Dr. Thomas Schladt de Investigación del Grupo Volkswagen, afirmó: “Por supuesto esto también es interesante para otras aplicaciones automotrices, tales como las baterías. Sin embargo, la variante modificada de la ALD (depósito por capa atómica), que se desarrolló aquí, lleva todo esto a un nivel totalmente nuevo”.

La celda de combustible tiene un gran potencial en la movilidad sin emisiones. Las ventajas sobre los actuales vehículos eléctricos son significativas. En términos de eficiencia, rendimiento y tiempos de recarga de combustible, los autos con celdas de combustible son comparables a los motores de combustión convencionales. Sin embargo, el vehículo únicamente genera emisiones de agua y de calor. Debido a los costos de producción comparativamente altos, la celda de combustible aún es un producto nicho en la actualidad. No obstante, con la ayuda de la nueva tecnología catalizadora, la eficiencia económica podría aumentar enormemente. Esto convertiría a la celda de combustible en una alternativa real para las transmisiones impulsadas por batería o motor de combustión. La tarea de los investigadores consiste ahora en transferir los resultados obtenidos en el laboratorio para lograr una producción a escala industrial.